07 octubre 2005

V A L O R

Hace muchos años leí un texto que he recordado siempre y que me ha dado mucho que pensar. A continuación lo transcribo por si puede ayudar a alguién.

V A L O R
¿ Por qué será que la vida de casi todos los hombres está controlada por circunstancias pequeñas y sin importancia ?
Me da mucha tristeza cuando observo que las personas pierden las cosas buenas y grandes que están a su alcance y que sí pudieran ser suyas si sólo tuvieran "un poquito de valor".
El hombre mediocre, "hombre promedio", es al que me quiero referir. Él es el que tiene tan poca estimación de sí mismo que no confía en sus propios pensamientos ni juicios y en el análisis final debe depender de otras fuentes para tomar sus decisiones. Es el hombre que está gobernado por la muchedumbre. Es el hombre que tiene cierto grado de éxito sólo cuando se ve atrapado en lo alto de una ola ocasionada por algunos individuos excepcionales que sí saben dirigirse a sí mismos.
Es el hombre que tiene una actitud positiva únicamente cuando está ante la presencia de individuos positivos, pero cuando se le deja solo "cae de rodillas ante su negatividad". Es el hombre que vende su derecho de nacimiento (sus propios pensamientos) por temor de lo que él cree que su vecino pueda pensar.
Es el hombre que se para derecho cuando lo instigan las acciones de la muchedumbre, pero está aterrorizado con el silencio de su propia presencia.
Es el hombre que sigue pero teme ser su lider, es el hombre que esconde sus hazañas con la tapa de la nobleza ya que su falta de honradez lo imposibilita para que trate con la verdad y con la realidad.
Es el hombre que grita "injusto" cuando no ha logrado sus propósitos. Es el hombre gobernado por las circunstancias.
Los hombres fuertes crean las circunstancias que sirven para sus necesidades y sus deseos. Si usted es un hombre de circunstancia, la curación de esta enfermedad es el "valor".
El valor es la expresión humana más hermosa. El valor es "un acto frente al temor". Sólo necesitamos valor cuando tememos, lo que siginifca que necesitamos valor casi todo el tiempo, porque siempre tememos algo.
He descubierto que el temor se acobarda cuando se enfrenta a un pequeño acto de valor y además el músculo del valor se desarrolla con el uso contínuo.
El consejo que me doy a mí mismo es: "Haz las cosas que temes y sigue haciéndolas hasta que ya no las temas, y entonces llegarás a ser el maestro de tu destino"
El valor es el ingrediente que separa al débil del fuerte; a la persona de éxito del fracasado; al grande del promedio.
Todas las cosas que usted desea en su vida tienen una palanca, la cual está diseñada para la mano del hombre de "valor".
El temor es el estar vivo, el actuar contra ese temor es el ser hombre.
Alguien dijo: "Más vale honra sin barcos, que barcos sin honra".
William Penn Patrick