25 septiembre 2005

¿Qué ha sido de los baúles de nuestra adolescencia?

¿Qué ha sido de los objetos que guardábamos como tesoros en nuestra adolescencia? ¿Dónde están aquella cajitas, fotografías, recuerdos?
¿Qué queda de aquellos recuerdos en nuestros corazones?
NAVEGANTE

Los objetos de mi adolescencia, con el paso del tiempo, sólo están guardados en mis recuerdos y mi corazón: aquéllas entradas de cine, aquél tiket de autobús de la primera vez que piré clases, posavasos, aquélla foto hecha con la polaroid o esa cazadora que era igual de la de aquél chico que me hacía tilin, ese patuco de bebé color azul que con todas nuestras ilusiones de ser madre, algún día, nos repartimos mi mejor amiga y yo prometiéndonos que a la primera que fuese madre la otra le regalaría el juego, esas fotos de mi ídolo, aquél billete de 100 ptas. que me regaló mi abuela un año por reyes y que por estar tan nuevo y querer guardarlo para siempre sin que se estropease para tenerlo como recuerdo suyo plastifiqué y usaba de marcalibros, ese reloj de bolsillo que una vez le desmonté a mi padre y que no volvió a funcionar, una pulsera "esclava" de plata grabada con mi nombre a la que le cogí manía porque siempre que la llevaba no tenía un buen día, esos libros que tenía en sitio privilegiado en mi estanteria "La vida sale al encuentro" "Una chabola en Bilbao" "Viven".
Tantos y tantos recuerdos que aunque no estén en su cajita guardados si están presentes en mi mente y que han sido testigos de mi paso por la adolescencia.
MARADAY